Archivo el noviembre 8, 2019

• El volumen de deuda de las compañías españolas se encuentra 4,3 puntos por debajo del promedio de la eurozona.

  • La reducción del endeudamiento de las empresas, la recuperación económica y la caída de los tipos de interés han permitido a las compañías españolas reducir a la mitad el importe que destinan al pago de la deuda en comparación con el periodo anterior a la crisis. Las empresas destinan ahora el 33,2% de su beneficio a la deuda, frente al 72,2% en 2007. El estudio alerta de la aparición de un grupo de empresas que solo sobreviven gracias a las políticas monetarias expansivas que generan tipos de interés muy reducidos, pero que no serían viables en un escenario donde el coste de financiación fuera normal.

DATO REFOR DE LA SEMANA 23/19 ESTADÍSTICAS INE CONCURSOS ACREEDORES TERCER TRIMESTRE 2019

ESTADÍSTICAS INE CONCURSOS ACREEDORES TERCER TRIMESTRE 2019
Hoy 6 de noviembre, el INE ha publicado la estadística de concursos de acreedores del tercer trimestre 2019.Desde REFOR destacamos los siguientes datos, según se ha incluido en el twitter de  Presidencia del CGE https://twitter.com/PresidenciaCGE y en el twitter de REFOR  https://twitter.com/ReforCGE
En 3er. Trimestre 2019 suben concursos empresas y disminuyen los de personas físicas.Se observa en estadísticas INE 6 noviembre que no parece funcionar la segunda oportunidad. Tendencia a disminución concursos personas físicas bajan un 3% en acumulado.En el tercer trimestre 2019 hay un incremento concursos acreedores empresas en CCAA con más concursos: Andalucía 52%; Madrid 9,9; Comunidad Valenciana 4,5% y Cataluña 3,6%. Tendencia al alza.
Acceso a estadísticas INE

Consecuencias de no presentar las Cuentas Anuales.

El 30 de junio es la fecha límite para aprobar las cuentas anuales en Junta General de la Sociedad, así como aprobar o no la aplicación del resultado obtenido por la empresa y propuesto por los administradores de la Sociedad. Además, dentro del mes siguiente a la aprobación de las cuentas anuales, los administradores de la sociedad deben presentar, para su depósito en el Registro Mercantil, certificación de los acuerdos de la junta de socios de aprobación de dichas cuentas y de aplicación del resultado, así como un ejemplar de cada una de ellas.

Si nos esperamos a la fecha límite para aprobar las cuentas, nos queda el mes de julio para realizar el depósito en el Registro Mercantil.

¿Cuales son las consecuencias y responsabilidades derivadas del incumplimiento de la obligación anterior.

En primera instancia, el régimen sancionador de la Ley de Sociedades de Capital establece que el incumplimiento por el órgano de administración de la obligación de depositar las cuentas dentro del plazo establecido, dará lugar al cierre de la hoja registral de la Sociedad, lo que supone que no se inscriba en el Registro Mercantil documento alguno referido a la sociedad mientras el incumplimiento persista (salvo algunas excepciones), además de la imposición a la sociedad por parte del ICAC de una multa por importe de 1.200 a 60.000 euros en función de la dimensión de la sociedad.

En este sentido es importante que presentemos las cuentas aunque sea fuera de plazo pero lo antes posible ya que si se produce el depósito con anterioridad al inicio del procedimiento sancionador, la sanción se impondrá en su grado mínimo y reducida en un cincuenta por ciento.

Además del perjuicio económico que puede suponer la sanción, no hay que olvidar el alcance que puede tener en la reputación de la empresa, ya que el cierre del Registro Mercantil impide a los terceros conocer la situación financiera de la sociedad, produciendo a efectos legales la presunción para los acreedores o terceros de la existencia de complicaciones económicas o de gestión de la sociedad.

En cuanto a la responsabilidad del administrador derivada de este hecho, es importante reseñar que los administradores responderán frente a la sociedad, frente a los socios y frente a los acreedores sociales, del daño que causen por actos u omisiones contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados incumpliendo los deberes inherentes al desempeño del cargo. Si no se cumplen los plazos establecidos en la ley y por tanto no se presentan las cuentas a tiempo, no hay duda de que no se está actuado diligentemente, por lo que se le podrían reclamar los daños y perjuicios causados.

Pero además de esta responsabilidad por daños, también existe una responsabilidad por deudas, es decir, por no actuar cuando la situación económica de la sociedad es de insolvencia o incluso de concurso; es decir, responsabilidad por no disolver o liquidar la sociedad o, en su caso, por no instar la declaración del concurso de acreedores, situación que se puede dar pero desconocerse al no haber formulado y presentado las cuentas anuales en los plazos marcados por la normativa.

Y no es baladí este punto, ya que los administradores que en el plazo de dos meses no actúen diligentemente cuando se constate que en la sociedad concurre una causa legal de disolución, incurren en responsabilidad solidaria con su propio patrimonio por las deudas de la sociedad.

Seguramente ya se ha convencido para no permitir que su empresa se vea afectada negativamente por el simple hecho de no respetar los plazos para aprobar y depositar las cuentas anuales.